Robelf se trata de un androide social: cuando se dice su nombre, detecta de dónde procede la voz, gira la cabeza, identifica a su interlocutor y responde. Puede contar historias, chistes e incluso enseñar materias a niños y adultos gracias a sus habilidades de enseñanza.

También se puede interactuar con él a través de la pantalla táctil que lleva incorporada, permite sincronizar todos los dispositivos conectados en el hogar y controlarlos. El robot actúa como un puente de comunicación entre el usuario y los aparatos domésticos conectados a Internet, de modo de que estos últimos puedan ser controlados a través de Robelf mediante comandos de voz.

 

En cuanto a su conectividad, está equipado con tecnología inalámbrica WiFi y Bluetooth, lo que le permite integrarse con las instalaciones domóticas del hogar.

Posee una pantalla táctil de 1280 x 800, una cámara de cinco megapíxeles, cuatro micrófonos, cuatro sensores de ultrasonidos y tres infrarrojos que le permiten sortear los obstáculos al desplazarse y percibir hasta el más mínimo movimiento a su alrededor.

Robelf mide 85 centímetros y pesa 7 kilos. Tiene una autonomía máxima de 7 horas y cuando el nivel de batería baja al 20% el robot vuelve a su base de forma automática para cargarse. (Fuente: Robotelf Technologies)

Robot

Fuente / Leer más:

https://www.robelf.com/

http://noticiasdelaciencia.com/not/27597/robelf-el-robot-domestico-que-aspira-a-convertirse-en-un-nuevo-miembro-de-la-familia/