Según un estudio publicado en la revista Advanced Materials, una impresora 3D personalizada y de bajo costo ha servido para imprimir electrónica en una mano real por primera vez, según investigadores de la Universidad de Minnesota.

Los soldados podrían usar esta tecnología en el campo de batalla para imprimir sensores temporales en sus cuerpos para detectar agentes químicos o biológicos o células solares para cargar componentes electrónicos.


Otra característica única de esta técnica de impresión en 3D es que utiliza una tinta especializada hecha de copos de plata que puede curar y conducir a temperatura ambiente. Según explica Michael McAlpine, autor principal del estudio y profesor asociado de ingeniería mecánica de la Universidad de Minnesota Benjamin Mayhugh

Los investigadores también imprimieron con éxito células biológicas en la herida de la piel de un ratón, lo que abre la puerta a nuevos tratamientos médicos para la cicatrización de heridas y la impresión directa de injertos para trastornos de la piel.

Estamos entusiasmados con el potencial de esta nueva tecnología de impresión 3D que utiliza una impresora portátil y liviana que cuesta menos de 400 dólares. Imaginamos que un soldado podría sacar esta impresora de una mochila e imprimir un sensor químico u otros productos electrónicos que necesiten, directamente sobre la piel. Sería como una 'navaja suiza' del futuro con todo lo que necesitan, todo en uno herramienta portátil de impresión en 3D.

Para retirar los componentes electrónicos impresos en 3D de la piel, la persona simplemente puede despegar el dispositivo con unas pinzas o lavarlo con agua.

3d video

 

Fuente / Leer más: http://bit.ly/2rEyZXz